Estos son los 3 errores más habituales.

Toma nota y evítalos:

  • Echar mucha pasta dental.

Mucha cantidad de la misma no es sinónimo de mayor limpieza. Lo recomendable para un adulto por ejemplo es usar un guisante de pasta dental.

  • Un enjuague no sustituye al cepillado.

Es el complemento perfecto para añadir en nuestra rutina de higiene dental pero nunca será un sustitutivo.

  • Apretar muy fuerte cuando nos cepillamos.

No por apretar más fuerte el cepillado es mejor, ni los dientes se quedan más limpios, y al contrario, un cepillado enérgico puede desgastar los dientes y dañar las encías.

 

Call Now Button