Colocar carillas de porcelana es una elección con magníficos resultados. Permiten mejorar la estética, logrando cambiar la forma, el color y posición de los dientes.

¿En qué consiste?

Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo en el que se realiza una ligera preparación del diente antes de adherir la carilla cerámica. Con esta técnica conseguimos gran naturalidad y armonía. Es un método delicado y artístico, en el que la habilidad del profesional y el técnico de laboratorio está presente,  cuyo objetivo es conseguir el mejor resultado estético para ti.

El objetivo prioritario y esencial antes de plantearse cualquier tratamiento de este tipo, es conseguir una buena salud bucodental. Si no partimos de una base de buenos hábitos de higiene, el pronóstico de cualquier tratamiento empeorará a gran velocidad.Igual de importante para la estabilidad de nuestra boca, es tener una función adecuada y esa función es la que determina la estética. Por ello es imprescindible hacer siempre una buena planificación del tratamiento para cada paciente.

 

 

Call Now Button