¿Aprietas los dientes?

Este acto involuntario, es llamado bruxismo, las personas aprietan los dientes o los hacen rechinar, deslizando la dentadura superior con la inferior. Podemos sufrirlo tanto por el día como por la noche, aunque es mucho más común hacerlo mientras se duerme.

Una de las principales causas, es el estrés y dependiendo del grado de estrés, el bruxismo puede ser más o menos doloroso.

También influye la postura, la alimentación, los hábitos o la colocación de los dientes.

Ejercer esta presión sobre los dientes puede desencadenar en inflamación de la mandíbula o problemas en la articulación temporomandibular.

Entre las molestias que puede ocasionar destacan el dolor de cabeza, el dolor de oído, el desgaste de los dientes, el insomnio (el ruido puede resultar muy molesto e imposibilitar el sueño), los trastornos alimenticios por la sensibilidad a alimentos fríos, calientes o dulces e incluso pueden darse casos de ansiedad y cuadros de estrés elevados.

¿Cómo solucionar el bruxismo?

Lo primero que debemos reducir es el dolor y el daño dental que pueda estar causando este rechinamiento de dientes.

Debemos acudir al dentista para que nos realicen una férula de descarga a medida.

Te aconsejamos que evites comer alimentos duros como bocadillos, frutos secos o dulces, así como chicles. Para reducir el dolor puedes aplicar hielo o calor seco en la mandíbula, realizar estiramientos e intentar descansar bien.

Pero sobre todo, no te olvides de visitar al dentista, ya que el bruxismo puede desencadenar graves consecuencias de no ser tratado adecuadamente por profesionales.

 

Call Now Button