La endodoncia o también denominada tratamiento de conducto, es un método que emplean los odontólogos para suprimir la pulpa del diente y sellar el conducto pulpar.

La pulpa es la parte interna del diente compuesta por un tejido blando formado por nervios y vasos sanguíneos.

Consiste en tratar las infecciones producidas dentro de las raíces o conductos de los dientes, evitando dolor y daños irreversibles.

Su función principal es eliminar la pulpa, limpiar la zona y reconstruir el diente, devolviéndole la funcionalidad y la estética.

Posibles causas

Si tienes una caries dental y no la tratas a tiempo, se puede producir una infección y una consecuente inflamación en la parte interna del diente provocando el deterioro de la pulpa. Lo que hace que tengas que recurrir a una endodoncia parcial o completa.

Si has sufrido algún traumatismo, golpe o rotura en la boca y ha afectado a alguno de tus dientes, debes acudir al odontólogo lo antes posible. Si se han dañado los nervios de la pulpa debido al golpe o rotura se deberá realizar una endodoncia para evitar dolores e infecciones.

También, por la forma en que se realizan algunos tratamientos restauradores y los materiales que se utilizan en los mismos, pueden afectar a la pulpa y llevar a tener que hacer endodoncia. Por eso, es importante escoger bien a tu dentista y acudir a buenos profesionales por el bien de tu salud dental.

¿Por qué hacerse el tratamiento?

Elimina la molestia y el dolor, ya que la inflamación del nervio de un diente es muy dolorosa, ademas evita que crezca la infección y se deba realizar la extracción del diente.

Mientras más rápido se realice el tratamiento de endodoncia, mejor será el pronóstico del diente afectado y mayor su probabilidad de mantenerse en la boca del paciente por muchos años más.

Call Now Button